domingo, 18 de marzo de 2018

LA REENCARNACIÓN Y LAS PENSIONES

Los pensionistas españoles no quieren lógicamente morirse tan jóvenes, pero tampoco que el gobierno les tome por tontos. Se les acusa de estar manipulados. Otra vez hay una mano negra en España y es de alguien de aquí. no de un envidioso extranjero del tiempo de Felipe IV. ¿Será que los pensionistas, que se atreven a salir a la calle aunque llueva, son portadores de una  nueva conspiración judeomasónica? Es asombroso que protesten tanto si se les ha dicho por carta que la economía española va viento en popa,  o sea, al 0,25% para ti y al 250% para mi.  ¿De qué se quejan si están vivos por la gracia de  la Seguridad Social?  Pero, claro, la pesadilla de la Seguridad Social no es la justicia social, sino la reencarnación. ¿Y si vuelven otra vez a la vida los pensionistas españoles? ¿Cómo podemos colocar  entonces a nuestra parienta, a nuestro cuñado, a nuestro feligrés y  a nuestro socio y menda de toda la vida? No hay derecho.

www.luispancorbo.com
www.otrospueblos.com

9 comentarios:

Patricia Fernandez dijo...

Buenas tardes,

Parece que el tema de las pensiones resurge a un año vista de muchas cosas, es muy típico de nuestra Península. Por desgracia, no es nada nuevo, décadas de injusticias, de viudas con pagas miserables, de pagas de incapacidad ridículas, de servicios sociales irrisorios, por desgracia, no es nada nuevo.

Este es un país asombroso y singular en algunos aspectos, y desconcertante en la mayoría…las respuestas por parte de los que acusan y de los acusados, o viceversa, que no se sabe de qué lado nos levantaremos, suena tan desconcertante como esta narración de la tradición oral:

Vendió una vez un asturiano unos bueyes a un castellano, y no los pagó cuando los compró. Y después de un año fue el asturiano a Castilla a ver si le pagaba los bueyes, y no encontró el amo en casa.
Encontró un rapaz, y por la primera que le preguntó fue por la madre:
¿Dónde está tu madre?
Mi madre fue a moler la vianda que comimos antes de ayer.
¿Y cómo fue a moler la vianda que comisteis antes de ayer?
Porque antes de ayer no teníamos harina y fue a pedirlo, y hoy fue a molerlo para devolverlo.
¿Dónde está tu hermana?
Mi hermana está llorando las risas del año pasado.
¿Y por qué está llorando las risas del año pasado?
Porque el año pasado tenía un novio y se reía mucho con él. Ahora tuvo un chiquillo y llora mucho con el chiquillo.
¿Dónde está tu padre?
Mi padre fue a poner unas zarzas para que las merinas dejaran allí la lana para pagar unos bueyes a un asturiano que compró el año pasado.
Yo que ya venía a cobrarlos y todavía fue a poner unas zarzas para que las merinas dejaran allí la lana. ¡Entonces tengo que volver sin ello!


Y pese a que me repita, vuelvo a decir una frase usada ya en el comentario de diciembre del 2014 “no hay derecho, a que no haya derecho” y añado…que, aunque la justicia resulte en muchos casos injusta, más injusto será, el que se tenga un pensamiento y no poder comentar o el que no nazcan ideas por qué no dejen pensar, en fin, continuaremos con nuestras procesiones, y que no falten en estas fechas…los bollos, las torrijas y la Semana de Pasión.

Un saludo,
Patricia

Fernandez dijo...

Es obvio que vivimos en un mundo con gran desigualdad, datos de instituciones tan poco sospechosas como el Banco Mundial, así lo corroboran. Para que todo encaje y fluya ha de construirse un tipo ideal al estilo weberiano, o sea una reducción de un cuadro enormemente rico y variado a unos cuantos estereotipos y así conseguir que todo siga rodando para algunos.

Lo que subyace en todo esto, a menudo, es una idea de que los temas económicos y sociales son tratados con herramientas neutras y objetivamente cuantificables. Se nos bombardea con cifras, datos, simplificaciones y estadísticas y no hace falta recordar lo que manifestaba Umberto Eco de las estadísticas. Supone obviar que detrás de toda economía hay una ideología y una historia. Que hay modelos de negocio cuyas ganancias dependen de que a muchos les aumenten la pensión un 0,25%.

Como manifiesta Lévi-Strauss la historia de la ciencia puede remontarse al neolítico y lo que tal vez sea más interesante para nuestro presente y tal vez para un futuro, que detrás de los avances tecnológicos no había una simple actitud utilitarista. Como escribía en El pensamiento salvaje : “(…) no nos quepa la menor duda de que se requirió una actitud mental verdaderamente científica, una curiosidad asidua y perpetuamente despierta, un gusto del conocimiento por el placer de conocer, pues una pequeña fracción solamente de las observaciones y de las experiencias (…) podían dar resultados prácticos e inmediatamente utilizables (…)”.

No parece que nuestro conocimiento y esfuerzo se guie fundamentalmente por líneas altruistas es estos momentos, y como nos recuerda Lévi-Strauss, sin duda tiene y tendrá sus consecuencias.

Saludos,
Benito

Luis Pancorbo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Luis Pancorbo dijo...

Me gusta la historia del asturiano, Patricia, que quiere cobrar y el castellano anda con un poco de retraso. Es una estampa de esta época del no hay derecho. Por supuesto que hay derecho, los tribunales están hasta la bandera. Otra cosa es que haya justicia. Es algo que aquí no acaba de encajar. Por eso hay tanta gente que dilata la justicia hasta la ultratumba. Allí a lo mejor pasa algo bueno. O no.
Un abrazo

Luis Pancorbo dijo...

El altruismo, como bien sabes Benito, viene incluido en los fundamentos de los partidos, especialmente de los que tienen a gala una preocupación por lo social. O sea, no sólo por la cartera (de uno y su prima). Bien intuyes que así como vamos, que no vamos bien, habrá lamentables consecuencias. La olla a presión del capitalismo semisalvaje tiene el pitorro obturado. No hay cocido para todos. Y menos para los pensionistas, viudas, discapacitados y parados que insisten en vivir. Qué grosería.
Y encima los manteros, oiga usted, cómo se les ocurre venir a España, la patria de Fernando VII, a vendernos deliciosas falsificaciones de grandes marcas a precios irrisorios. Y no sólo nos venden zapatillas para correr mejor sino que pretenden tener derechos, ¿pero qué se habrán creído los emigrantes? ¿Que España es Jauja? Jauja era y es un valle muy bonito de Perú que pareció la Arcadia a los que salían de España con algo de hambre y sed de riqueza, o de cultura y religión como es debido
Pues bien, este no es país para los otros. sino para nosotros.Nosotros son los que tienen
el mango. Los otros tampoco es que sean sólo los manteros. Son también los pensionistas obstinados en no palmar, qué arrogancia en un país donde todavía queda gente por recibir sepultura en condiciones.
¿Y los jóvenes? Bueno, ésos que aprendan a ser buenos y disciplinados parados aún sin encontrar trabajo. El círculo de tiza se completa.
Un abrazo
L.

juan de la cruz471 dijo...

Ayer tuve la fortuna de ver la maravillosa versión de Luces de Bohemia realizada por la compañía de teatro clásico de Sevilla, aprovecho para recomendárosla si os aparece cerca de donde viváis. echad un vistazo http://www.clasicodesevilla.com/Luces-de-Bohemia.html
Todo está escrito en ella y al pobre Max Estrella no le queda otra solución racional que morirse tal y como se retuercen las cosas. A Valle Inclán no le cupo conocer el esperpento mayor del siglo, porque murió a primeros del 36. No cabe duda de que todo puede empeorar.
Hace tiempo la gente se reía de los mileuristas, como los mayores desgraciaditos de este reino. La situación tenía mucho margen de deterioro, porque no era tan mala: hoy nadie se ríe de los pobres mileuristas porque hay muchos setecentistas, cuatrocentistas, trescentistas y gente que no gana nada y le mantienen sus ancianos padres con sopa boba de su pensión. "Otro sabio recogía las hierbas que él arrojó"
Vamos realizando las obras maestras de nuestra literatura. Lo peor es que a la Celestina, que era la única que sabía administrar su vejez, la matan de mala manera, y don Quijote y Max Estrella tienen una penosa y mísera muerte lúcida.

Un abrazo

Luis Pancorbo dijo...

Gracias, Juan, por tu análisis y recomendación de Vale-Inclán. Un genio que vio la raíz espeluznante de todo esto. Personalmente me atrae más Farsa y Licencia de la reina castiza, porque el esperpento ahí no es que transija, pero no es tan acongojante como en Luces de Bohemia. Max Estrella, tienes razón, es el Quijote, pero moderno, el que ya ha visto adónde ha ido a parar el país. Y Luces de Bohemia es nuestro círculo de tiza caucasiano, cque así se cierra cuanto sobrepasa la justicia. Si acaso Luces de Bohemia demuestra, con más claridad que Brecht. la falta de empatía de cierta gente por la justicia. ¿Es que se come?
Por eso , tal como está el patio, igual los pensionistas españoles necesiten una reencarnación para superar el 0,25%. Por supuesto el Pacto de Toledo se pasmaría viendo a los reencarnados cobrando todavía sus pensiones en una segunda vuelta.¿Un fraude de ley o un fraude de vida?
No hay presupuesto, pero para nada. Ya está todo dicho, todo gastado, todo comprometido. Todo lo que vio el gran ciego de Valle.
Un abrazo
L.

Diego Calleja dijo...

Yo creo que los pensionistas (de los cual dependo), se han levantado a protestar con toda legitimidad, pero tarde. Se han comportado como los sindicatos, pero por otro motivo.
En este caso, creo que cuando el gobierno llevaba la caja de las pensiones por 30.000 millones (la mitad de lo que tenía),ya tenían que haber empezado las movidas. No peligra la revalorización; peligra la existencia de pensiones públicas.Y el remedio es más fácil de conseguir si quedan 30.000 millones que si no queda nada.
Hay un exceso de inocencia, o desorganización, o problema análogo. Pero es recurrente. El hombre tropieza en la misma piedra muchas más de dos veces.
Las pensiones se van a tener que financiar con un cambio de sistema, similar a la renta básica, que también hará falta.

Por otra parte, saludos al señor Pancorbo,me gustan mucho sus documentales, son muy relajantes.Grandes trabajos.Y transmite perfectamente el calvario que fue remontar ese río (okamo o algo así), para ir a ver a los yanomami. Si es que termino cansado al ver el programa.Menos mal que nos queda el yopo.Un saludo.

Luis Pancorbo dijo...

Buenos días, Diego, y gracias por tu comentario que encuentro ahora.
Sobre las pensiones lo mal que se ha llevado también este asunto ya es evidente para muchos.
Gracias también por recordar mi trabajo sobre "Yanomamis". El río Ocamo y sus afluentes es una zona de la Orinoquia por donde viajé en 1982 sin GPS. Allá donde caía la noche era nuestra casa (el chinchorro o hamaca entre árboles). Pero luego seguimos andando.
Saludos
L.