domingo, 24 de junio de 2018

LA CHICHARRERA

Ya llegó la ansiada chicharrera, la pacificadora anual de las pulsiones patrias. Es tiempo de escapar a algún sitio fresco, y si no el televisor ofrece su generoso pan y circo, balón y melón. Y Cánovas y Sagasta redivivos reclamando un nuevo Pacto de El Pardo, como el que arreglaron en 1885 para mantener la monarquía de Alfonso XII, tan agonizante como el monarca. Conservadores y liberales  se alternaron en el poder, así como sus militantes y allegados, y compartieron su sustancia, la peseta mágica, con todo el fair play que permitía la época y su carácter. En nuestros días ha llegado el verano y llama la atención cuánto odio no debió haber en España para que empezara la guerra civil del 36 en plena canícula. Ahora se modulan las crisis abriendo el abanico. Ciertos moldeados endocrinos, realizados según Lévi-Strauss en restos de Homo habilis, demuestran que el lenguaje humano ya estaba formado hace más de dos millones de años. Y sin embargo aquí, y más con el calor, cuesta que la gente hable y sobre todo se entienda, como si fuésemos. ya no contemporáneos en el perímetro ibérico, sino extraterrestres los hunos para los otros.

www.otrospueblos.com
www.luispancorbo.com

7 comentarios:

Patricia Fernandez dijo...

Buenas tardes,

El sol pega casi tanto o más como la pegajosa humedad en este día de San Juan…y el olor a quemado está presente y no precisamente por las hogueras quemadas en esta corta noche…efectivamente cuesta bastante que la gente se comunique, que para eso tenemos el whatsapp en un País tan dado al chiste gracioso o al emoji…y tan escaso a veces en el diálogo.

Pero eso no es nuevo, sólo cambian las herramientas, como demuestra una las facecias de Constantino Cabal allá por el siglo pasado…

Una señora muy fina tuvo necesidad de ver al
médico y le expuso su mal de esta manera:
—Señor meriquiqui, he comido unas atrevidilias
que se me pusieron en el crisol... Me duele la
media naranja, me tiemblan las columnas y se me
descompuso el artificio.
—Señora—le dijo el médico—, no la he entendido
a usted una palabra.
—Pues entonces— respondióle la señora—que
le explique mi criada lo que tengo, que ella es más
basta que yo.
Y la criada habló así:
—Señor meriguico, mi señora ha comido unas
jabarrotas que se le pusieron en el pechaco, y le
duele la caraca y le tiemblan las pernacas...


Cuenta el dicho que el “que coja la alimaña mañanita de San Juan, no le morderán culebras ni cosa que le haga mal”…así que como aún no ha terminado el día…a empezar a buscarla para que tener un verano propicio.

Mucha suerte, un saludo,
Patricia

B Fernandez dijo...

Tal vez podríamos utilizar también la palabra convivir, ya que estamos obligados a estar juntos en un mismo espacio, a no ser que nos queramos arrojar a la mar. Sería bueno que entendiéramos que tenemos que vivir en compañía unos con otros y la mejor manera será llegar a algún tipo de entendimiento para poder sobrellevarlo de la mejor manera posible. Lo del 36 en verano tal vez fuera una casualidad, o como algunos historiadores sostienen la guinda del pastel iniciada en el 34 en Asturias, Cataluña y otras partes e incubado mucho antes. Para intentar vislumbrar algo tal vez debamos recurrir a los clásicos. Se le atribuye a Valle Inclán: “Quien sabe del pasado sabe del porvenir”. Si transitamos ese camino parece que poco conocemos de nuestro pasado, o tal vez, nos lo han enterrado demasiado.

Rememorando a Lévi-Strauss aunque para algunos su estructuralimo ya este desfasado y debería estar olvidado... Para los elegidos está lo cocido, lo civilizado, el jaguar, las vacaciones de lujo, … Para otros lo crudo, lo incivilizado, lo que ahora no llega ni a mil eurista. Pero todavía estarían los de lo podrido y parece que desgraciadamente hay cantidad en esa categoría.

Aunque como reflexión es importante recordar las palabras no sé si clasificarlas de clásicas de Blanchot, recordadas por Albiac: “Cuando el intelectual -el escritor- se decide y se declara, sufre un daño quizás irreparable. Se sustrae a la única tarea que importa… Entre dos necesidades que se imponen sin imponerse, cede a aquella para la que está menos capacitado... ¿Qué clase de mandamiento exterior es ese al que debe responder, que le obliga a incorporarse al mundo y asumir una responsabilidad suplementaria que puede acabar perdiéndole?”

Un saludo,
Benito

Luis Pancorbo dijo...

Cuando todo parece inequívoco hay que esperar un poco antes de aceptarlo. Si hoy es San Juan, la puerta del solsticio de verano, en el hemisferio sur entran en el invierno. Eso, Patricia, es uno de los momentos simbólicos más potentes que pude ver, filmar y empezar a pensar. En un glaciar de los Andes peruanos. En el Incario los amautas trataban de amarrar al sol con una soga pues sabían que ahora es cuando más se aleja de la Tierra. Adiós papas y adiós maíz, y vida. Pero, claro, ellos habrían necesitado alguien que les explicara que en el norte del mundo sucedía lo contrario. Todo volvería a ser al revés en el solsticio de invierno. "E la nave va", decía en su estilo Fellini.
Pero la incomunicación es peor, no se sujeta a cambios estacionales, está agarrada a la garganta como un parásito. Tu lo cuentas con la fececia -buena palabra que se entiende en italiano también- de Cabal.
Yo creo más bien que si no nos entendemos es porque no queremos.
Para disimular que vemos hay antifaces, para tergiversar con nuestro rostro y apariencia van bien las máscaras, y para no hablar basta fingir que no nos entendemos. No nos interesa comprender al otro, que es distinto. Y además es el vecino. El del otro lado del monte.

Buen verano y un abrazo
L.

juan de la cruz471 dijo...

Pues este verano (sobrevenido a fuerza de que pareció que no iba a llegar nunca) es muy raro. De repente el presidente del gobierno está en una oficina de Registrador de la Propiedad, y ahora mismo hay seis o siete personas de viaje, queriendo liderar el Partido Popular. Si nos lo cuentan hace un mes yo haría burla de ello. Hasta hemos tenido un cambio express de seleccionador nacional, que renuncia por dinero a luchar por ganar el mundial, que es lo máximo. Todo sigue siendo por su precio, también la promesa de Pedro Sánchez de respetar lo arrancado por el PNV.
Me gusta y hasta me ilusiona, a ver si es verdad, que lleven los huesos de Franco a alguna propiedad que no sea de todos nosotros sino solo de ellos, y así poder subir a ver un día ese monumento del trabajo de cantería tan llamativo que hay por encima de El Escorial; aunque lo dejaré para el otoño, que con esta calorina las escalinatas son muy empinadas.
Salud y morigeración, que un servidor tuvo la fortuna de ver a Joaquín Sabina el 7 de junio en Salamanca y lo que le ha pasado después en Madrid era lo único previsible de todo lo que se ha visto este mes.

Luis Pancorbo dijo...

No sigo las modas, y tampoco las antropológicas, pero si hay alguien, Benito, que pudo alcanzar el nivel que tuvieron en la Ilustración un Diderot, un Rousseau, un..., ese fue Lévi-Strauss. El mundo claro que evoluciona, pero ahí es nada haberlo fijado en un momento dado.
Respecto a que cambia el mundo no hay más que verlo en el Mediterráneo o en las fronteras de México y EEUU. ¿Cómo es posible mantener aislado el primer mundo, y su festín económico, del deseo del resto del planeta?
Es imposible tener unos índices como los actuales de información, de telefonía móvil, de televisiones, ordenadores y demás, junto a una serie de pueblos que ven y oyen y tienen que seguir viviendo en las chabolas de antaño.
También es imposible gestionar el interior del primer mundo con la desigualdad como sistema.
El lenguaje ya estaba formado en los predecesores del hombre hace dos millones de años. Es decir, ya entonces se contaba para ello con el lóbulo frontal izquierdo y el área de Broca.
De esa conformación venimos todos. Y algunos quieren ser más superiores que los otros. Como los cerdos de Orwell.
Ahora ya no hay mensaje imposible entre humanos pero sí hay intereses para no entenderse.
El que primero se adueña del poder y aledaños echa balones fuera. No entiende la avaricia por mejorar que tiene la gente pobre, la que no llega.
La gente quiere vacunas, trabajos estables, agua corriente, luz asequible... La casta de los sumos gobernantes no va a repartir sus gachas con alguien que esté fuera de su círculo de sobrinos, o de aplaudidores. ¿Además qué quieren los nuevos y más oscuros bárbaros? Si les entendemos nos quitan la merienda, cosa grave el día de San Juan, y mañana, y ayer.
Buen verano y un abrazo
L-

Luis Pancorbo dijo...

A algunos, Juan, ese Valle nos queda un poco lejos, pero desde luego sería una noticia que los huesos dejen de ser patrimonio nacional, o de la iglesia... "Mi tesoro..." decía el personaje de "El señor de los anillos".
Bueno, pero más cerca está el Arco de la Victoria, en Moncloa, con sus bélicas inscripciones latinas y todos los presidentes y reyes que ha habido en España han pasado y pasan junto a esas horcas caudinas, antes de meterse en Madrid.
Y.... ah, se me olvidaba, venimos de la noche de San Juan, que es cuando empieza realmente el año en nuestro hemisferio.
Añó que viene caliente, pero con esperanza y algo de hielo todo se lleva mejor.

Buen verano y un abrazo
L.

Diego Calleja dijo...

Me temo que la “chicharrera” no es estacional. Seguimos ese patrón desde que tenemos “democracia”. Hemos visto que desde que murió Franco, se han ido alternando “distintos” gobiernos que han hecho las mismas cosas, en particular en los temas transcendentales. Parte de la responsabilidad es de los gobiernos que manipulan a un buen sector de la población, y parte es de ese sector que se deja manipular.
Aquí hay un estrato muy grande de la sociedad que es muy simple. Y son relativamente fáciles de conducir. Es la gente en la que se centran en manejar en las campañas electorales (y en los medios de comunicación,etc.). El grupo más amplio, que no el más inteligente. Y luego están las personas que sí son conscientes de cómo funciona todo, pero son un colectivo pequeño, sin poder (por supuesto que esto es una opinión personal).
El hecho de que hoy tengamos una capacidad tecnológica tremenda para comunicarnos no cambia mucho las cosas, porque ese grupo de población amplio e ingenuo (no sé qué adjetivo poner que no suene a insulto, como hoy tenemos todo acotado...) va a usar estos adelantos para hacer el pijo en vez de sacarle provecho. Y el resto seguimos siendo pocos. Por no decir que quien saca rendimiento de esos adelantos es quien quiere manipular (el gobierno, quien quiera que sea que lo conforme, que tiene una gran ventaja).
Como un ejemplo de cosa que tenemos desde siempre en democracia, y que es increíble que a día de hoy siga así, menciono el concordato del estado con la iglesia.
No puedo evitar comentar algo que tiene relación con el tema en tanto lo considero en parte responsable y que me produce un dilema ético; si el estrato poblacional más amplio clasificado según su nivel intelectual es el de inteligencia media, no el más inteligente… ¿tiene sentido que sean quienes decidan quién gobierna? (una vez más, me desvinculo).
Un saludo.