domingo, 26 de noviembre de 2017

SEQUÍA MÁS QUE PERTINAZ

Esta de España es una sequía, y más pertinaz que nunca. La impertinencia en cambio es negar que ocurre. No es cierto que en Kiribati (Micronesia) la mayor parte de las casas ya estén en peligro de inundación. El mar crece en algunos puntos del planeta y en otros sitios como en España salen del barro los antiguos pueblos inundados por los pantanos.  No sólo las espadañas quedan al descubierto sino el mismo pie de las ruinas. Se supone que esta sequía no inspira grandes soluciones constitucionales para el próximo futuro. El futuro a lo mejor tiene que ser que un día llueva la inspiración. O tirar otra vez al río los santos, y los mensajeros, porque la rogativa no funciona.

www.otrospueblos.com
www.luispancorbo.com

6 comentarios:

Fernandez dijo...

Negar que algo ocurre, mirar para otro lado es algo habitual… aunque a veces las fábulas pueden ayudarnos, no se si a entender, pero al menos a comparar. En el ya lejano año 1996 y en una tierra no tan lejana, pero creo que en una extraña galaxia, sucedían acontecimientos que dejaban perplejos a algunos, la prensa lo reflejaba y El País lo escribía así:

"…Pliéguese, y mándese a Roma", dijo Bossi refiriéndose a la enseña tricolor, tras bajarla del mástil en el que fue inmediatamente izada la bandera padana, un lienzo blanco con una flor verde de seis pétalos. El jefe del Estado, Oscar Luigi Scalfaro, había advertido ayer mismo que la Liga puede hablar cuanto quiera de independencia, pero que los tribunales deberán actuar si las acciones de ésta son ilegales. "Una democracia que tuviese miedo de aplicar el Código Penal no sería capaz de sobrevivir", afirmó…”

Unos cuantos lustros después la fabula continúa pero ahora los actores toman nuevos papeles:

“Bossi, fundador de la Liga Norte, condenado por robar a su partido. El político lombardo, su hijo y el tesorero de la época, utilizaron fondos de la formación para gastos privados como coches o la compra de un título universitario en Albania…”

Claro está que mientras admiramos el espectáculo, parece que las cosas se juegan y deciden entre bambalinas y lo máximo que podemos hacer es aplaudir o abuchear al final de la función. Para con suerte poder disfrutar o padecer una nueva representación al día siguiente.

Pero como señala Balzac: “La igualdad tal vez sea un derecho, pero no hay poder humano que alcance jamás a convertirla en hecho”

Saludos,
Benito

Luis Pancorbo dijo...

La libertad es lo que más se teme y por tanto lo que más se odia. Hay que coger el pensamiento y ordeñarlo para que coincida con el propio interés. Luego ya es fácil. Como ves, Benito, desde la cita de Balzac que nos traes a la praxis de cualquier político, la igualdad es algo magnífico para poner en una caja con bolas de naftalina. Pero algunos creemos que la libertad no debe seguir ese camino. No hay sequía, sólo falta de agua. Y ya está arreglado el país. No hay falta de democracia, sólo un poco un estiramiento de los privilegios de algunos, y con eso ya está todo solucionado.
Graves cuestiones que hoy domingo negro, prórroga del Black Friday, importan muy poco a los que están dispuestos a fundirse la tarjeta. Incluso la de su propia memoria. Otros en cambio recuerdan que hay un hiperconsumismo ya un mes antes de Navidad. Y un año antes de la próxima Navidad del 18.
¿Y la desigualdad? Bueno, esa dama no tiene valor para asomarse en Occidente en estas fechas.
Lévi-Strauss recordaba cómo Papá Noel fue quemado en el atrio de la catedral de Dijon (a principios de los 50). Era la representación de un sujeto pagano, y había que eliminarlo cristianamente.
Luego Papá Noel ganó la partida en Francia, como en España, y como lo ha ganado la calabaza de Halloween y el dispendio del Viernes Negro. Hay que reaccionar a eso. Sólo nos falta instaurar y celebrar todas las semanas la fiesta del cochinillo patrio, para dar gracias por nuestra constitución, clima, ausencia de sequía, y virtudes y noblezas de la raza campechana regadas con un buen orujo no necesariamente de oliva.
Un abrazo
L.

Patricia Fernandez dijo...

Buenas tardes,

Por suerte, en estas tierras, de momento, no sufrimos con tanto rigor la crisis del agua que recorre el país, gracias a este orbayu que un día sí y otro también cae, tan parecido a ese carácter ahora huraño y luego bravucón cuan bufones de Pría que dicen atribuirnos, cosas quizás del clima, pero, como no es hora de mirarse al ombligo, de lo que si tenemos a raudales como el resto del país y más allá, es de otro tipo de sequía, estamos escasos de inspiraciones, de grandes soluciones para el futuro, pero no del inminente, pues para muchos las soluciones llegan al 2019.

Esta es otra fábula sacada de una gaceta del s. XVIII que narra la historia de un pájaro filósofo, concretamente un joven jilguero que le decía a su madre, ya anciana, un cierto día:
“hoy os vengo a contar un hecho cierto, que un cazador a nuestro halcón ha muerto; con su muerte tendremos ya consuelo, al campo vamos hoy, a echar un vuelo”. Y al festejar tal noticia, cantaremos los dos “¡ay, qué delicia!”
-No, hijo mío, le responde la madre:
- “la mala consecuencia se te esconde, no tienes experiencia tus abriles, que, si un halcón ha muerto, quedan miles”.

Esperando que se nos puede aplicar la proposición del economista italiano Gianmmaria Orles: “la riqueza de una nación corresponde a su población, y su miseria, a su riqueza” …y sino, para eso tenemos las fiestas a la vuelta de la esquina, para disimular lo malo y mostrar el resto.

Un saludo,
Patricia

Luis Pancorbo dijo...

Me gusta. Patricia, lo de "si un halcón ha muerto quedan miles". Pero ¿por eso nos vamos a amilanar? Conozco los bufones de Pría, allá donde Llanes se echa al mar cantando. También conozco los bufones de Tongatapu, en el reino de Tonga, que suena así, pero existe en un confín de la Polinesia.
La suerte del sirimiri, que también aprecio mucho, es no tener la sequía en la chepa.
Pero, ¿cuál es el parámetro? Ha de importar que en buenas cantidades el mundo se esté sofocando, anegando, secando, requemándose. ¿Por qué tenemos que adorar a los que contaminan? ¿Por qué son muy ricos, muy ganadores, muy templados? Parecen juiciosos manteniendo el sistema del cual se forran y que produce sus buenos daños colaterales. Por ejemplo. miren el Tajo si se atreven.
Pero no pasa nada. Casi ni agua. Y por allí a lo lejos ya se oye otra vez el tenedor rascando la botella de anís.
Un abrazo
L.

juan de la cruz471 dijo...

Da miedo todo, pero sobre todo la verdad. Después de leer tu último comentario recuerdo que el año pasado fui a Toledo y el Tajo rebosaba de escandalosa espuma. Ahora pienso que hoy quizá el Tajo solo sea espuma (mayormente madrileña). También pienso en los melanesios invadidos por un mar donde flotan plásticos y microfibras de nuestros cómodos y económicos "polares". ¡Cuánto regalo de viernes negro para "matar agua" con nuevos plásticos!.
¿Habrá comprado alguien algo, en este funesto viernes, que necesite de verdad?
Agua envasada en plástico porque es poco fino beberla del grifo, con lo que cuesta potabilizarla y lo que contaminan los envases. Yo nací en los años 60 en un pueblo y me fui trece años después a conocer el agua corriente. Aún no olvido de donde viene el agua y también que había que transportar las heces acumuladas al muladar. Hoy todo es magia cómo viene y cómo se va.
Recuerdo que en alguna entrevista, Luis, dijiste que había magia en algunas teteras del desierto que daban mucho más té del que, aparentemente, cabía en ellas. Sería la hospitalidad.
Ojalá tuviéramos la inteligencia de construir un mundo hospitalario, pero vamos más bien a lo inhóspito.
Un abrazo.

Luis Pancorbo dijo...

La verdad es según, depende de quién seas, eso diría Orwell. También la verdad depende de dónde estés. De allá o de acá de los Pirineos es la clásica proposición de Pascal. Sin grandes descubrimientos del Mediterráneo parece claro que se necesitaría un arreglo constitucional y también de peletería para que no fuese tan híspida la piel de toro para algunos contra otros. Porque lo inhóspito, como dices, Juan, está servido. Y eso ya es Tajo, el gran río de la península y cómo no anda casi. Otra vez estamos a vueltas con la regeneración de Costa, dirá alguno. Bueno, es verdad que ha pasado mucho tiempo, pero nunca es tarde para eso
Un abrazo
L.