viernes, 20 de mayo de 2011

INDIGNACIONES

Acaban de pasar cien días desde la caída de Mubarak. Los generales de Mubarak siguen en el poder. Han pasado casi dos meses desde la guerra contra Gadafi. No debería resolverse como la guerra que un jerarca fascista de Nápoles a, en tiempos de Mussolini, declaró contra las moscas. ¿Quién ganó? Las moscas. Dice Murdock que los chamanes teninos eran jueces, jurados y verdugos a la vez. Si hacían mala brujería ellos mismos recibían su medicina y eran liquidados. En 1994 en Italia fueron imputados 234 diputados y senadores, el sistema político entró en colapso, desaparecieron los partidos (Democracia Cristiana, Socialista, Comunista)... Mayo de 2011, Puerta del Sol: en oportuna coincidencia electoral, mediática y espacial, se ocupa el kilómetro cero. ¿Cero? ¿Van a ocupar con un cero así el vacío de razón, ética, eficiencia... que se ha acumulado?

6 comentarios:

Benito Fernandez dijo...

Dicen de los amondawa del Amazonas que no conciben el tiempo, que no asumen que el tiempo fluye independientemente de los eventos que puedan o no ocurrir.

En 1994 Italia se colapso, en 1994 nace Forza Italia, en 2007 se inventa Il Popolo della Libertà, al final, ¿gatopardismo?¿se darán la mano la Italia del 2012 con la de 1993?

Y en España toca tiempo de indignación, oportunamente festiva.

Lo que sucede ahora en Siria o en Costa de Marfil no hace mucho tiempo ¿es indignación?

No son solo los amondawa los únicos que no asumen que el tiempo fluye pero, ¿para cuándo fluirán por aquí y por allá las ideas?

Saludos,
Benito

Patricia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Patricia dijo...

Buenas tardes,

Reflexionemos, y no sólo en este día. Ya hace algunos años, fuimos advertidos de una “extraña dictadura”, sistematizada en la destrucción de empleo y en el desmantelamiento social, como relató Viviane Forrester (Dreyfuss).

Todo enfado ciudadano es representado estos días y con una amplia exaltación mediática, aunque siempre hay atisbos de realidad cotidiana en dichas escenas. Describo un episodio real de una de tantas crónicas televisivas: jueves tarde, por un lado, un grupo de pensionistas, y por otro, el resto de “indignados” reunido en una de las tantas plazas donde montan sus provisionales campamentos. El reportero se acerca a una de las mujeres mayores del grupo de jubilados y le pregunta si está allí sentada porque comparte las ideas de los que allí se reúnen, a lo que la mujer le responde:

- “No sé hijo, nosotros nos sentamos todos los días en aquel banco al que le da el sol, y hoy, como no nos dejaron pasar, pusímonos aquí”.

En fin, quizás no sea del todo falso aquella frase de “nada es o nada existe”

Un saludo,
Patricia

Luis Pancorbo dijo...

Benito, son imprescindibles las ideas y las gentes capaces de no pisarse los propios talones: ya hemos visto que las revoluciones blandas, indignadas y demás, son fagocitadas por el poder de siempre al cabo de cierto tiempo. Vi a Cohn Bendit en la Plaza Navona de Roma paseando, muchos años despés del 68, como un turista de incógnito. Es tiempo de simulación, y siempre de "maya" (que es lo que vienen a decir los amondawa)hay una realidad y un tiempo real independientemente de la carcasa que lo envuelve. Si se quiere ir a la raíz de los temas, la tarea en España es ingente. Y desde luego los directivos de tantos y tantos lugares públicos no sirven más que procurar otra gabela a sus compinches. Debe cambiar. ¿Cambiará?
Saludos

Luis Pancorbo dijo...

Lo que dices, Patricia, sobre tu bien admirada Vivianne Forrester tiene plena vigencia: el sistema cree que puede sobrevivir absorbiendo víctimas (parados, marginados) en el seno de las sociedades occidentales, más los restos periféricos (innmigrantes), más sostener a medio mundo, el tercer mundo, en condiciones no mejores a cuando había esclavismo y colonialismo desaforados. Ese es el panorama, con la guinda del Sr. Strauss-Khan como estandarte de las virtudes de Occidente.En España los espejos empiezan a romperse tal es la imagen que devuelven. Y así nos va. Permanecer ewxpectantes, es lógico, todo está en ebullición, pepero ser críticos es ya un deber. ¿Nos van a dar otra vez el mismo precocinado con distinta etiqueta? Y desde luego, como dices, nadie puede quitar el banco al sol donde se sienta una viuda. ¿Qué ofrece a cambio de esa molestia que crea? ¿La nacionalización de la Banca?
Saludos
L.

Associação Damien dijo...

¿Nos salvaremos a nosotros mismos o más bien no consagraremos nuestra perdición si, reforzando nuestro error con su simétrico, nos resignamos a estrechar el patrimonio del Viejo Mundo a esos diez o quince siglos de empobrecimiento espiritual cuyo teatro y agente ha sido su mitad occidental?

Tristes Trópicos
Claude Levi-Strauss