jueves, 13 de agosto de 2009

AGRESION NATURAL

No importa lo lejos que se viaje si el mundo natural se acogota cada vez más. Cuando llegas a las islas Kuriat (Túnez), y crees que las diez millas desde Monastir bastan para protegerlas descubres la matanza de los pájaros que anidan allí. Algunos están decapitados. Ojalá corran mejor suerte las tortugas bobas que en principio están protegidas en ese pequeño archipiélago al que van los turistas ataviados de piratas en un crucero de ida y vuelta en el día. Sin ron.

Otras sugerencias:
http://www.luispancorbo.com/
http://www.otrospueblos.com/

1 comentario:

Benito Fernandez dijo...

Efectivamente, no importa lo lejos que se viaje, ni tampoco lo cerca que se observe, aquí y allá, unos y otros, podemos ver como el paisaje, ese del cual formamos parte, y que con demasiada frecuencia se nos olvida, se transforma, y puede que irreversiblemente. Para sobrellevarlo, mejor ron.